Trabajo Social y Cuidados Paliativos

Por: Alejandra Peñaranda.

Trabajadora Social en Fundación CUDECA.

Entrena en CrossFit Fuengirola.

Para aproximarnos a la intervención social en Cuidados Paliativos, por un lado, tratamos de entender que cuando una enfermedad irrumpe en el ámbito familiar, no solo enferma el paciente, sino que de algún modo también lo hacen sus personas allegadas. Esta visión de asistencia a una unidad paciente-familia es uno de nuestros pilares principales.

Por otro lado, la idea de que el sufrimiento no es solo físico, motiva una labor asistencial que tenga en cuenta todas las esferas de la persona y todas las múltiples manifestaciones que éste puede tener.

Los pacientes pueden sufrir por la pérdida de autonomía y la necesidad creciente de ayuda por parte de un tercero, por ver deterioradas sus redes sociales, por incertidumbre acerca de qué va a ser de su familia o por percepción de pérdida de control y menor participación en la toma de decisiones.

Por su parte, los familiares pueden presentar niveles de sobrecarga elevados en la labor de cuidimagen Fit for Carear, sentimientos de culpa, de no poder abarcar todo lo que la situación requiere o de desconcierto e incertidumbre. Además, pueden producirse múltiples desajustes en lo relacionado con aspectos económicos y laborales, sociales o relaciones.

Esta visión holística del sufrimiento y la atención, hace que la asistencia tenga que desempeñarse necesariamente a través de equipos interdisciplinares, que pueden incluir médicos, enfermeros, psicólogos, trabajadores sociales, asesores espirituales, fisioterapeutas, auxiliares y voluntarios.

En el ámbito de la atención psicosocial, como trabajadora social llevo a cabo una valoración del contexto socio-familiar, que incluye composición y funcionamiento familiar, organización de cuidados, aspectos emocionales y económicos entre otros, para poder trabajar sobre las necesidades que la familia percibe como tales y también que yo observo como profesional, dando el asesoramiento y la orientación necesaria para la gestión del recurso adecuado, lo que puede incluir acciones muy variadas relacionadas con cuidadores formales, atención residencial, medidas de seguridad en el domicilio, prestaciones económicas o trámites de ayudas públicas.

Asimismo, se interviene para la potenciación de las propias capacidades de la familia, prestando un soporte como compromiso de no huída y de acompañamiento en las dificultades que puedan surgir a lo largo de todo el proceso de enfermedad.

En resumen, el trabajador social es un elemento clave en alivio del sufrimiento de los pacientes al final de la vida, y de sus seres queridos ya que se encarga de regularizar múltiples factores laborales, económicos, familiares y especialmente vela por garantizar continuidad y calidad en los cuidados del paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>